Foro Hermano
The Experiment
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Pasos a Seguir
Afiliados
Photobucket
Estación del Año
Últimos temas
» In a New World [Slash,+18] [Normal]
Lun Feb 14, 2011 11:48 pm por Invitado

» Clash of the Legions | Normal |
Miér Feb 02, 2011 6:38 am por Invitado

» St Lawrence School {Normal;;*}
Vie Ene 21, 2011 6:57 am por Invitado

» La tua cantante {Normal}
Mar Ene 11, 2011 1:15 pm por Invitado

» Personajes Pre-Determinados | Mujeres.
Vie Ene 07, 2011 8:19 am por Jani Foster.

» Close Your Eyes {Recién Abierto | Normal)
Jue Ene 06, 2011 10:02 pm por Invitado

» Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]
Miér Ene 05, 2011 11:36 pm por Pier B. Gerlofs

» #2502, The Undisclosed Desires in Your Heart.
Miér Ene 05, 2011 6:49 pm por Charlotte A. Sinclair

» Registro de Avatar
Miér Ene 05, 2011 6:17 pm por Charlotte A. Sinclair

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Feb 06, 2011 8:10 pm.
Estadísticas
Tenemos 8 miembros registrados.
El último usuario registrado es Chris Payne-Franklin.

Nuestros miembros han publicado un total de 48 mensajes en 39 argumentos.

Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Pier B. Gerlofs el Lun Ene 03, 2011 6:08 am

Para los bien portados, tres agradables horas de esparcimiento. Yo entre ellos, llevando un buen tiempo sin causar alboroto alguno.

"Haz lo que quieras, Doggy, pero no me dés problemas", medio asentí, con la luma del gendarme contra la parte baja del mentón, haciéndome el elevar el rostro, poco intimidado por la situación, aunque resoplando después por el apodo. Ni si quiera alcancé a abrigarme antes de ser abordado por este hombre, más bajo que yo, pero arisco como un chihuahua mimado, tenía mi chaqueta negra sin nada especial colgando de los codos, y las mangas tendidas cubriéndome las manos.

Cómo no, adelántate, Pat, te veo en la biblioteca, te mostraré un libro genial que encontré. Y con esas palabras, vi cómo te marchabas, por sobre el hombro, y sonriente, me apresuré a buscar la prenda, y porque corrí en el pasillo, me vi amedrentado por éste ser. Lo olvidé. Y me alegré cuando te vi ojeando unos volúmenes de quién sabe qué. Arranqué suavemente el libro de tus dedos, mezclando eso con un beso fugaz en la mejilla, mientras dejaba el montón de páginas en su lugar, luego te tomé la muñeca, te jalé, casi corriendo, llevándote a las estanterías del fondo y me detuve al final de los pasillos armados por centenares de libros, en mal estado, pero legibles.

- Mira -No tardé en agarrar un pequeño libro, escondido entre papeles sueltos con algunas leyes que algún día servirían a los encerrados. Parecía un cuaderno casi artesanal, todavía polvoriento. Lo abrí con cuidado, entonces te dejé mirar la historia escrita a mano, con una caligrafía agradable, sin falta alguna, y con torpes dibujos, tales como los de alguien que jamás a sabido hacer buenos trazos.


- Casi parece un cuento para niños -Murmuré, emocionado de poder mostrarte mi secreto descubrimiento, dentro de esa descuidada biblioteca. Mas, presurado como siempre, no te di tiempo para ojear correctamente, y comencé a girar páginas, sin leer nada en verdad.- Lo llevaré a la celda... -Ya lo había planeado, no era una idea de aquel momento, y nadie lo notaría. Cuando encontré el cuaderno -de no más de veinte centímetros de alto y quince de ancho- estaba oculto bajo antiguos documentos, que ningún preso parecía haber removido hacía demasiado tiempo.

Los inventados pasillos estaban desiertos, sólo nosotros dos. Fue eso motivación suficiente para que comenzara una vez más con los besos a tu mejilla, empujándote un poco a la pared cercana, desviando los labios a tu boca. Con pasión, acaricié cada milímetro a mi alcance, dejando el libro de lado, aunque no me atrevería a olvidarlo al momento de marcharnos.

- El Chihuahua me gruñó cuando venía para acá... -Comenté, bajando el cierre de mi chaqueta.- Le molestó verme correr por el pasillo... -Con tono burlesco, acaricié tu cuello.- Necesito que me mimes... me dijo Doggy... y eso me molestó también... -Hice un puchero infantil, provocándote con mis métodos poco convencionales y sobrados de niñerías.
avatar
Pier B. Gerlofs

Mensajes : 5
Edad : 31
Localización : On the Cage

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Patrick S. Westcott el Miér Ene 05, 2011 6:46 am

Era eso, pasar la mañana observándote dormir. Digamos que el sudor, la especialidad brillante que plasmaba tu piel comprendía la entera satisfacción de palparte. No lo sabías, te removías aspirando aire y como un enfermo te quejabas diminutamente. Paseaba los dedos por tus labios rosados, mientras los ojos temblaban detrás de los parpados, los pezones erectos respondían a mi devoradora mirada y esos dientes de niño en ocasiones afloraban entre tu boca. Juré sonreírme, por preciadamente tenerte hace diez años junto a mí, hace poco menos así junto a mí. Delicado, tan inocente y a la vez dueño de una picardía única, capaz de hacerme cuestionar: si acaso esa mano que pronta se paseó por el interior de tu pierna hasta tu sexo, era cierta molestia y no curiosidad por excitarme. No logré tomarlo como una provocación, estaba tan ensimismado, tan pronto a besar tus labios en un cosquilleo de adolescente que no parecía haber más. Y rectifico: jamás hay más si te tengo a ti.

Pensé en breves momentos acompañarte en ese sueño tan largo tuyo, que a veces me hace pensar si es tan bueno tu mundo de mentiras como para dedicar la mitad del día en ello. Más no lo logré. Tenía demasiadas cosas que hacer y lamentablemente detrás de tus espaldas.

Había unos ojos que entre capuchas y muchas sospechas golpearon las rejas de la celda. Frunció los labios haciéndome un movimiento de cabeza y meneó un tanto la mano con energía peculiar. Exhibió un poco de dinero y luego bien hostil me enseñó el dedo medio. Rezongué con energía suficiente sumándose a la acción de saltar por sobre tu cuerpo. Caminé con cierto enfoque de superioridad y estiré ambas manos para agarrarle las solapas y hablarle con mucha agresividad. Observé de reojo si aun dormías, y luego de tragarme un montón de impropios acerca de nuestra condición sexual, terminé por entregarle lo que esperaba, guardando el dinero en un lugar donde para ti no sería sospechoso. En eso y bien hincado sobre una baldosa chueca te vi despertar.

Me sentí corrompido, carcomido con intenciones del dolor, pero tal vez valdría la pena. Levanté los ojos cuando escuché el comentario de visitar la biblioteca y sonreí. Ya vestido me adelanté, ciertamente no tenía ganas de esperar mis tres horas de buen comportamiento dentro de la celda –mira tú que desperdiciar minutos durmiendo. Me senté en una mesa polvorienta, acomodando en cada rato que miraba si te aparecías cierto objeto detrás del cuello de mi camiseta. Bajaba los ojos y retomaba la lectura de un libro de música. Un poco de noticias para informarme del mundo real, aunque fuesen noticias de varios años atrás.

Sentí un leve pinchazo en la espalda y acomodé las vertebras cuando te vi entrar. Acomodando tus piernas con ese peculiar caminar tuyo, ese que levanta el trasero en un perfecto paso. Me sonrío, al recibir tu beso y aquel enganche con fuerza. Pozo la mano bajo mi espalda, apretando lo que continúa molestando –Debió hacerlo alguien parecido a ti quizás, infantil, capaz de llevar un diario y ese tipo de ocio ¿No crees?- Me concentro en esos gestos tuyos únicos y que siempre me dejan perplejos. Y asiento, a esa decisión tuya de enterarte de otra vida, tan emocionante quizás como la nuestra.

De pronto, tus besos bordearon mi rostro llegando hasta mi boca. Cerré los ojos completamente entregado, recordando de pronto el pedazo de una canción. Sentí mi corazón palpitar por un leve rose de aquel obsequio y rotundamente por esos besos apasionados. Jadeé tomándote las mejillas con una mano, para calmarte repasando los labios por la frente –Si pudiera bajarte una estrella del cielo, lo haría sin pensarlo dos veces porque te quiero ay!- canto tomándole una mano para mecerlo como si bailase con delicadeza. Exhibí mi mano con sorpresa, con la hermosa muestra de una rosa pálida, manchada de sutiles tonos rosas. Te la entrego mientras doy una vuelta bastante caricaturesca y la paso por tu nariz –Cuando me enamoro, a veces desespero, cuando me enamoro y cuando menos me lo espero pero me enamoro, se detiene el tiempo, me viene el alma al cuerpo, sonrío cuando me enamoro- Rio pasando las manos alrededor de la cintura, esperando a que las propias tuyas concreten el abrazo, para tirar de tus labios y regalarte un hondo contacto -No hagas caso de lo que te digan, no hoy-

avatar
Patrick S. Westcott

Mensajes : 3
Edad : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Pier B. Gerlofs el Miér Ene 05, 2011 8:34 am

Alguien parecido a mí. Claro, ¿Por qué no? La comparación -y eso de infantil- no me molestó, debido a la fascinación que me causó aquel escrito. Casi tenía la ridícula sensación de que, como ocurre en las caricaturas, aquel accidental descubrimiento, traería consigo acontecimientos que rayarían en lo paranormal. Pero seguía bien enfocado, entendido de que no cabía en éste mundo aquel tipo de magia.

Entretenido y animado, continué el jugueteo, sin sospechar lo que pasaba por tu mente, o lo que ocultabas bajo tu ropa, más molesto que una etiqueta áspera. Iniciaste calmando mi pasión con un agarre de tu amplia mano, de largos dedos, a mi rostro. Después, me sorprendiste con esa letra, en un español gracioso, que no logré comprender del todo, porque no sé del hispano más que "¡Hola!", y sin ser capaz si quiera de pronunciarlo como se debe. Bailé al ritmo que me marcabas, perplejo por la serenata en otro idioma, aunque tenía la alegría acelerándome el corazón.

Al final, me avergonzó sentirme como una dama española recibiendo una rosa de parte del fabuloso y romántico torero, mas no lo comenté, porque el gesto, para ser sincero, me gustó mucho, que desearas complacerme con una cursilería así, que incluía la serenata en otro idioma... cómo te amo.

El aroma me dejó sedado por un instante, y no la sujeté hasta que decidiste abrazarme. Con mi rosa en mano, cuidadoso rodeé tu cuello, y te regresé, una vez más, un beso hondo, sin saber que mis mejillas estaban rojas.

- Está bien... -Murmuré, aceptando lo que me pareció un consejo. Aunque era complicado, no agradecía a quiénes me llamaban como si fuera un cachorro garrapatoso, ¿qué saben ellos? Aunque admito que mi vida es un diamente perfectamente pulido junto a lo que han pasado otros allí dentro, entre ellos, Patrick.

- Lo siento, no hablo español -Le hice recordar, volviendo al beso, aunque desviando mi atención a un reflejo momentáneo en un rincón, a los pies de una estantería. Te solté, sin despreciar la rosa, colocándola con cuidado sobre el cuaderno misterioso, y me aproximé, reí con emoción al agarrar un par de viejas pero no anticuadas gafas de lectura. No podía ser más afortunado. Cuando volteé, el tabique de mi nariz sostenía el puente de las gafas. Las tenía ya bien puestas. Eran cristales flotantes, rectangulares, con un aumento mínimo, más me parecieron de descanso una vez que los probé.

- Hey -Agarré un libro, el primero que hallé, y lo sostuve bajo mi brazo, entonces torcí mi mejor gesto serio, al acercarme hasta el mesón, apoyándome con la mano libre en éste.- ¿Qué tal me veo? -Pregunté, luciéndome como un nerd imposible, aun a menos de dos metros de ti. Guiñé, y te lancé un serio beso.

- Acércate, Patrick Westcott... -Provoqué, apoyando el trasero contra el borde de la mesa, en simple búsqueda de aquel soporte, en medio de un par de sillas. El cuaderno secreto a un lado, bajo la delicada rosa, y la biblioteca en un silencio que sólo nuestras voces destrozaban.

Ya dejé el libro a un lado, sólo buscando extender los brazos para recibirte, finalmente sentado en la mesa, deslizando los dedos hasta tus hombros, cuando fui capaz, y obligándote a alzar la cabeza al tirar del pelo de tu nuca, sin ser del todo brutal, porque no deseaba hacerte sufrir.
avatar
Pier B. Gerlofs

Mensajes : 5
Edad : 31
Localización : On the Cage

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Patrick S. Westcott el Miér Ene 05, 2011 10:10 am

Qué bien seguías mis pasos, que cortos eran alegres y bien dispuestos al roce. Un corto abrazo, rodeado de esa atmosfera romántica, olores que alteraban los sentidos y temperaturas que osaban sonrojarte. Enterré en propio toque la lengua para que abrieras la boca, con intenciones de empezar algo tan repugnante para ojos ajenos y tan intimo para nosotros. Pero, te alejaste, me dejaste en un momento con los labios estirados y pensé que nuevamente te dejarías llevar por un nuevo descubrimiento. Hasta que las insinuaciones no serían más que eso, que tendría que esperar y mil actos egoístas. Maldije cerrando los ojos, apretando los puños para girar el cuello y relamerme los labios porque realmente estaba deseándote. Para agradecer, me sorprendí –sin poder si quiera comentar tus frases- ante la idea loca que cruzaba tu mente y claro, me calentó con toda la intención que ponías en ella, esa actuación sensual, el gusto por atraerme estirando el piquito brillante, rosado, esperando ser embetunado de mi saliva y quizás algún otro fluido.

Trago saliva, me aproximo como el alumno de estereotipo inteligente manda. Recibiendo la agresividad al manifestarlo con la tensión de mis labios en marcadas lamidas, mordidas mientras disfruto de ese agarre firme a mi cabello. Coqueteo con la mirada, con esos extraños ojos desnudándote. Si, lo admito Pier, ya te imagino tendido sobre aquel mueble, desnudándote y abriéndote, alocado y servicial. Eso es lo que deseo muy en el fondo, realmente en el fondo de ti. Y que te rehúses, que te hagas el difícil pero al final cedas, que te rindas con ricas atenciones que concretaran tu dispuesto orgasmo. ¡Vamos, manchemos todo! Me da exactamente igual si nos descubren, sería feliz de morir en tus manos mientras me marchitas el corazón, estaría eternamente satisfecho por la eternidad.

Abro tus piernas sin tocarlas, enterrando mis caderas para que estas hagan espacio. Se saben dueñas de mí, por eso quedan a cada lado tambaleándose cuando presiono los dígitos en el trasero. Paradito, exquisito, bien exhibido en algunas posiciones bastante sucias que refrescan mi vista requiriendo un llenado específico: el porte acostumbrado de mi verga. Los pulgares recorren el labio bajo, abriéndolo, pegando su carne contra el mentón para revelar las encías y el comienzo blanco de esos dientes de leche. Me estremezco atento de pronto a algunos sonidos sospechosos que quizás con el tiempo desaparecerán porque los ignoraremos. No queda nunca nada más por oír que las conexiones jugosas y el inmenso conjunto de jadeos y quejidos. Lloriqueos tuyos que me excitan y suspiros profundos míos que los complementan.

Tironeo la cabeza para chocarle con mi lengua, obligándole a sacar la propia para comenzar a combatir. No pierdo el tiempo, claro que no. Juego a descubrir tus pectorales eliminando la chaqueta. Pronta, cae junto al libro y rosa testigo de nuestra locura. Armo las rodillas para caer sobre ti, aprovechando tus manos en mi nuca. Escurriendo saliva que se acumula y corre por tus comisuras, observo la tensión erótica del ambiente. Matices que aclaran tu piel, mostrando algunas rojizas heridas anteriores, marcas suficientes para detallar que eres mío y uno más no sería la excepción. Por lo que corriéndote el rostro con brusquedad y casi tirándote las gafas, succiono la piel de tu cuello, enroscando la lengua en el pedazo de piel y soltándolo. Con intención bajo hasta las clavículas, notando como los pezones comienzan a erectarse bajo la tela blanca bien ajustada.

-¿Quieres hacerlo aquí chico nerd? Tendrás que pagarme por ese libro atrasado, Pier Gerlofs- Reí sin parecer estúpido, con suficiente picardía hasta para ser malvado. Metiendo la mano en el pantalón para acomodar aquello, que te hace dependiente privilegiado de verlo cada vez que se levanta entre la bragueta, como ahora. Esa carne rosada que comenzaba a masturbarme –Tendrás que chupármela chico listo… ¿Sabes de eso o eres virgen?- sonreí nuevamente, acariciándote el cabello y ayudándote a sentir el pene con tu mano.
avatar
Patrick S. Westcott

Mensajes : 3
Edad : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Pier B. Gerlofs el Miér Ene 05, 2011 11:36 pm

Abuso de tu boca, mordiéndote igual que haces tú, besando esos labios que por siempre sabrán más que yo de contactos, también sigo tirando el cabello entre mis dedos, deseando el control sobre ti, aunque supiera cuán difícil puede ser aquello. Mas tú te sabes completamente capaz de manejarme, te acercas y mis piernas te hacen un espacio entre ellas, guíadas también por la disposición que tengo para amarte, sin importa el cruel desgarro que aquello signifique.

Conozco esa obsesión tuya con mi parte baja, que te encanta apretar entre los dedos. Me averguenza un poco, como muchas cosas vanales, pero no tiendo a mencionarlo, y, es más, evito perder ese atributo. Te dejé explorar un poco, causándome una suave risa, que traté de teñir de ironía para no perder mi toque de intelectual.

Ronroneé una acusación de pervertido, cuando buscaste mirar el cuerpo que he trabajado desde siempre. Y casi al mismo tiempo, trato de llevarte la contienda, empujando tu lengua, saboreándola sin pesar, incapaz de rendirme porque mi orgullo de genio estaría en peligro. Gruñí con fuerza, porque casi haces que pierda las gafas, apenas si conseguí acomodarlas con el empuje de los dedos.

Y comenzaste, haciéndome sonreír con astucia por un momento, antes de volver a inmiscuirme en la intimidad de este Pier estudioso. Mas me removieron, otra vez, los nervios, porque te conocía. Me conformé con asentir, aun manteniendo el gesto de crío inteligente y astuto que cree que podrá escapar. Hasta que toqué tu sexo, lo que me hizo fruncir los labios y jadear de excitación. No desvié la mirada, recuperé la compostura y te observé desafiante por unos cortos instantes.

- Ya me dirá usted... -Abrí la boca, mostrando poco los dientes al tomar tu labio inferior, succionándolo con suavidad y pasión, deslizando luego las paletas hasta tu mentón, dejando otro beso. Me relamí un instante, para volver a sentir de lleno tu aroma, acariciando con la nariz la curva de cuello, utilizando otra vez las lechosas piezas dentales. El freno fue en las clavículas, en lo que me dehacía de la prenda que no me dejaba mirar tu pecho y abdomen.

¿Cómo continuar? Observé tu cuerpo, y no detuve los pasos. Removí despacio el pantalón, con jaloneos leves, y logré así también quitar la ropa interior. Suficiente para estremecerme por saber que ahora tu pene no tendría más freno, hasta vaciarse por la atención que debía yo brindarte. Más gruñidos, indicaban, con un movimiento de cabeza, que te quitaras de encima, que te pagaría como querías, pero que debías darme espacio para las maniobras necesarias.

- No ensucies... mis anteojos... -Pedí, como si me importara en verdad. Sentía a los cocodrilos morderme el abdomen, ansioso de placer, más aun de ti.

No sabía cuánto más soportaría. Quería verte tirado en el mesón, esperándome, para acomodarme sobre tu cadera, sin perder demasiado tiempo, aunque eso me hiciera gritar y me lastimara. Sin embargo, aliviando mi dolor, recibiría tus besos comprensivos y amorosos, excitantes de igual modo. Estos juegos me impacientan, cualidad que de por sí no poseo, y mantenerlos es un reto. En otras situaciones podría, sin inmutarme, pero... ¡Por Dios! No soy de acero, sabes bien que jamás lo fui contigo, a menos que te comportes como un verdadero imbécil, no podría negarte demasiado, perdería contra mi propia tentación.

Chasqueé la lengua.
avatar
Pier B. Gerlofs

Mensajes : 5
Edad : 31
Localización : On the Cage

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anota mis fantasías [+18 - Patrick S. Westcott]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.